Caballos percherones

Hoy toca aprender sobre una de las razas de caballo más conocidas, la de los caballos percherones. Esta raza de caballos es facilmente reconocible por su robustez,  habitualmente se usan para tiro por su fuerza.

Suelen ser caballos dóciles y con buen carácter, inteligentes y con mucha energía, de ahí que se hayan usado históricamente para el trabajo agrícola.

Origen del caballo percherón

Este caballo debe su nombre a la región francesa de donde es originario, Le Perche, al suroeste de París, en la zona de Normandía. Se cree que el caballo percherón es el producto de una mezcla de varias razas, las cuales fueron cruzados por granjeros de la zona que cruzaron a varias razas de caballos, con una gran influencia de los caballos árabes.

Estos caballos, que como ya hemos comentado, se han usado para el tiro, se hicieron popular en el mundo rural para arar o arrastrar carros, extendiéndose su uso hasta acontecimientos como la Segunda Guerra Mundial. Pero con la llegada de la maquinaria mecánica como los tractores, los caballos percherones estuvieron al borde de la desaparecieron, pero granjeros de todo el mundo volvieron a criarlos para un uso más recreativo como el tiro de carros o trineos.

Características físicas del caballo percherón

Esta raza es fuerte y robusta, puede llegar a medir entre 160 y 180 cm de altura hasta la cruz (lo que sería el comienzo del cuello).

Su peso puede variar bastante, ya que como es normal no todos son iguales, hay machos y hembras, etc. Pero pueden pesar unos 800 kg si el animal es pequeño y hasta los 1200 kg para un caballo macho grande.

Sus patas son cortas pero robustas y musculadas y sus cascos son duros, grandes y resistentes, es un caballo preparado para recorrer largas distancias. Uno de estos caballos puede llegar a recorrer unos 60 kilómetros al día, pero leete este otro artículo para saber cuántos kilómetros puede llegar a recorrer un caballo en un día.

El pelaje puede ser de de distintos colores, pudiendo encontrarlo en distintas gradaciones de negro a gris. Y el roano (mezcla de blanco, gris y bayo), aunque no es habitual se puede encontrar ocasionalmente. Y es bastante habitual que el caballo percherón tenga bastante pelo en las patas.