¿Cómo duermen los caballos? ¿De pie o tumbados?

Los caballos, al igual que cualquier ser vivo, tienen que descansar y dormir, siempre hemos escuchado eso de que los caballos duermen de pie. ¿Qué hay de cierto? ¿Realmente los caballos duermen de pie? ¿Cómo duermen?

La realidad es que los caballos la mayor parte del tiempo que duermen lo hacen de pie, no recostados, aunque realmente lo hacen de las dos maneras. ¿Por qué?

Para evitar ser presa fácil, los caballos han desarrollado un sistema anatómico en la extremidad que se mantiene en tensión. El aparato recíproco de sostén les permite mantener la extremidad extendida sin apenas esfuerzo gracias a una combinación de tendones y ligamentos perfecta. De tanto en cuando los animales alternan la pata extendida con la flexionada.

Al igual que otros animales, los caballos, han sido presas de otros depredadores, por lo que siempre permanecer alerta a pesar de que llevan viviendo en cautividad muchísimo tiempo. Además, debido a su morfología este animal tiene más complicado levantarse de un modo rápido, así que cuando duermen de pie suelen ser “sueños ligeros”, de periodos breves.

¿Cómo hace el caballo para poder dormir de pie? Uno puede pensar que se podrían desequilibrar, pero estos animales poseen el conocido como aparato estático pasivo, que hace que puedan mantener las extremidades extendidas sin esfuerzo. Dicho de otra manera más “científica”, el caballo puede trabar la rótula sobre la tróclea femoral y con ello bloquear automáticamente el corvejón. . Este sistema es el que hace que el animal no se caiga.

Cuando están tumbados es cuando duermen en profundidad, además, en esas circunstancias es en las que entran en fase REM y sueñan y un ejemplo es este video.

¿Cuántas horas duerme un caballo?

Al igual que en los humanos, depende de la edad del caballo duermen una cantidad distinta de horas.

En el caso de los potros, cuando nacen suelen dormir unas 12 horas al día, todas estas repartidas. Hasta los seis meses suelen descansar una media hora de cada día, resumiendo, suele descansar la mitad del día, eso sí, siempre bajo la atenta mirada de su madre.

Tras los seis meses suelen dormir unos 15 minutos a la hora, de los cuales cinco los pasan tumbados.

Una vez que son adultos, el caballo (o yegua) duerme unas tres horas repartidas a lo largo del día.

Espero que os haya gustado esta entrada dedicada al sueño de estos increíbles animales que son los caballos.